viernes, 18 de junio de 2010

Jesús mió, que no sea yo quien te asota