miércoles, 19 de septiembre de 2012

No tengo a un Dios depresivo.


Con este mensaje se trata de dar una visión más real de Dios, fuera de nuestras contagiosas depresiones.