lunes, 28 de noviembre de 2011

Nuestra guerra no es contra nuestro hermano.

Observe atentamente el dialogo que tiene estos hermanos, unos están evangelizando cumpliendo con la encomienda que nos a dejado nuestro amado Jesús, los otros policías dan la impresión que también son cristianos, al menos es la impresión que me da el que se opone con rotundidad a que sigan evangelizando, el otro policía parece mas temeroso de Dios y no quiere ser obstáculo.


Mi pregunta es la siguiente, ¿Por qué nos oponemos a que el evangelio se extienda? ¿Por que luchamos tanto entre denominaciones si el objetivo es el mismo y la doctrina la misma? Cuantas veces nos volvemos sectarios y nos cegamos como meros hooligans de un equipo de fútbol.

Nuestra guerra no es contra nuestro hermanos, nuestra guerra es contra principados, potestades y huestes celeste que quieren destruirnos y matarnos, es hora que nos paremos a pensar un poco y saber que solo somos meros trabajadores de la misma empresa “ El reino de Dios”.

1 comentario:

Ao toque do Amor dijo...

Olá...vim, te visitar, te oferecer o cartão de Natal do Toque e deixar um abraço-
san