sábado, 5 de noviembre de 2011

Los efectos secundarios de la religión.

"Con el paso del tiempo, las religiones, cualesquiera que sean, han terminado siendo reducidas, incluso por los creyentes, a un conjunto de ritos, de prácticas en las que su ser interior no participa verdaderamente.

Y como estas prácticas por sí solas no son suficientes para despertar y desarrollar los dones espirituales que cada uno lleva en sí, han terminado adormeciéndolos y obstruyéndolos.

Por eso, por mucho que tantas personas oren, recen y mediten, no ven nada, no sienten nada, ni siquiera advierten la presencia de entidades hostiles que vienen a hacerles daño, no reciben ninguna señal de advertencia, sus radares no funcionan.

Cuando el lobo merodea cerca de un rebaño, las ovejas sienten su presencia y manifiestan su temor; entonces el pastor, que las ve, toma precauciones, sabe que el lobo no está lejos.

¿Cómo es posible que las ovejas sientan al lobo, y los humanos no sientan las entidades maléficas que se aproximan a ellos para perjudicarles?"

¡HUYA DE LA RELIGION, TERMINARA MATANDOLE!