martes, 28 de diciembre de 2010

Carta de la Hermana Gloria desde Chile


Quiero compartir con ustedes un gran sueño que tuve anoche. Sentí claramente que el Señor quiere, como se dice comúnmente: "Nos pongamos las pilas", y ya les explicaré con más detalles de que se trata esto.

Bueno. Primero que todo, recordando mi defensa de tesis que tuve hace ya hace un tiempo atrás, soñé que justamente estábamos ensayando para esto. Después que defendimos (en el sueño) le tocaba a dos niñas defender también (claro que ninguna de ellas, me es conocida).

Cuándo las chicas estaban listas para comenzar, una de ellas, en vez de comenzar tradicionalmente como se hace, empieza a profetizar, y a exhortar al público presente. En el sueño, no ví esta escena pero si la escuché muuy claramente, con una fuerte voz que decía:

"¡¡¡Al Señor se le está acabando la paciencia, ha resistido mucho el letargo en su iglesia, está triste por la irreverencia vista en su pueblo!!!
¡¡¡Iglesia levántate, busca su presencia porque pronto traeré juicio sobre la tierra!!!”....Eso fué todo lo que dijo.

La gente se notaba impactada con lo que estaba escuchando. Todo era como estar en una campaña evangelística, o estar escuchando una radio potente.

Mientras yo escuchaba lo que la muchacha decía, me encontraba afuera de mi casa mirando el cielo azul. Luego volteo hacia la derecha, y desde la cordillera se veían nubes negras que se estaban acercando

Desperté muuuuy inquieta, sintiendo que Dios me estaba hablando. Le conté esto a mi madre, y ella me insistió en que comparta esto. Porque la verdad el sueño fué impactante.

Lo que les acabo de contar, no es para asustarse sino que para prepararse, y ponerse a cuentas con el Señor ya que su venida está a la vuelta de la esquina.

Desde Chile, les envío un cordial saludo y que este año 2011 sea maravilloso para todos.