viernes, 13 de mayo de 2011

Canta Con Gozo Al Eterno



Hashem, no me reprendas en tu enojo,
Ni me castigues con tu ira.
Ten misericordia de mí, oh Hashem, porque estoy enfermo;
Sáname, oh Hashem, porque mis huesos se estremecen.
Mi alma también está muy turbada;
Y tú, Hashem, ¿hasta cuándo?
Vuélvete, oh Hashem, libra mi alma;
Sálvame por tu misericordia. (salmos 6)