viernes, 6 de mayo de 2011

Yo Soy El Buen Pastor

De cierto, de cierto os digo:

El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte,

ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.

A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre,

y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las

ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de

él, porque no conocen la voz de los extraños. Juan 10:1-5


El Señor es mi Pastor; nada me faltará.

En lugares de delicados pastos me

hará descansar; junto a aguas de reposo

me pastoreará. Confortará mi alma;

me guiará por sendas de justicia por

amor de su nombre.

Aunque ande en valle de sombra de

muerte, no temeré mal alguno,

porque Tú estarás conmigo; tu

vara y tu cayado me infundirán aliento.

Aderezas mesa delante de mí

en presencia de mis angustiadores;

unges mi cabeza con aceite; mi copa

está rebosando. Ciertamente

el bien y la misericordia me seguirán

todos los días de mi vida, y en la casa

del Señor moraré por largos días.
Salmo 23



Yo soy el buen Pastor;

el buen Pastor su vida

da por las ovejas.

Yo soy el buen Pastor;

y conozco mis ovejas, y

las mías me conocen, así

como el Padre me conoce,

y yo conozco al Padre; y

pongo mi vida por las ovejas.
Juan 10:11, 14-15